Sentir, pensar y hacer de forma diferente - Desarrollamos organizaciones y personas

ico objetivoEn Coaching, uno de los pilares fundamentales en los que se sustenta un proceso de coaching, según nuestra Metodología CORAOPS, es la identificación de objetivos. Consideramos que un proceso no sería efectivo si el coachee no ha definido claramente su objetivo.

Si bien objetivos y resultados están muy relacionados, consideramos muy útil establecer esta distinción. 

 

En un proceso de coaching, el coachee se orienta y enfoca hacia un objetivo que depende enteramente de él, lo elige libremente, lo define, lo declara, lo desea, está comprometido con él; sin embargo, el resultado no dependerá 100% de él. Esto ocurre porque existen variables que pueden escapar a su control, algo que forma parte de la existencia y de la naturaleza humana. No sabemos qué ocurrirá en el futuro, los seres humanos vivimos en continua incertidumbre.

Sin embargo, esa incertidumbre nos da la libertad de actuar, de elegir, de tomar unas u otras decisiones y de cambiar el curso de nuestra existencia. Y es aquí cuando una persona se hace dueña de sus actos, es responsable y decide enfocarse hacia un objetivo para conseguir sus metas.

En el ámbito laboral lo podemos trasladar al ejemplo de un director comercial que se enfoca en la siguiente afirmación:

“Quiero conseguir un incremento de mis ventas en un 15% para este año”.

Podrá vivirlo como un objetivo o como un resultado, y tanto las emociones como las actuaciones pueden depender de una u otra interpretación.

Si este director comercial lo vive como un objetivo, identificará si es realista, retador, alcanzable, está bien definido y alineado con los objetivos de su organización; diseñará un plan de acción, analizando los beneficios e inconvenientes, desarrollará las acciones apropiadas para conseguirlo, sabrá pedir aquellos recursos que necesita, se rodeará de personas que le ayuden a conseguirlo y durante todo el proceso irá aprendiendo. Y esto último es muy importante, porque irá aprendiendo de los errores y de los éxitos, y todo ello le ayudará a ir ajustando su objetivo. El resultado que va a conseguir no podrá saberlo hasta que no haya acontecido; sin embargo, el objetivo y el plan de acción siempre estará presente.

Este matiz de enfocarse en el resultado es lo que genera un estado de ánimo u otro, emoción muy limitadora como es la angustia, la preocupación, el miedo a no conseguir el resultado esperado. Lo que sí depende de nosotros es situarnos en una posición de responsabilidad (orientación a objetivo) o en una posición de control (orientación a resultados).

Dice un proverbio chino:

“Si tu problema tiene solución. ¿Para qué te preocupas? Si tu problema no tiene solución. ¿Para qué te preocupas?"

También podemos vivirlo como un problema si nos orientarnos hacia el resultado y no lo conseguimos. Sin embargo, si nos orientamos al objetivo podemos valorarlo como un reto o una posibilidad. Con esta actitud nos permitimos equivocarnos y aprender, buscar nuevas opciones, ampliar y conseguir, en ocasiones, un objetivo más retador.

La diferencia fundamental radica en el estado de ánimo que se puede generar en cada caso. El estado de ánimo que generamos cuando estamos orientados hacia un objetivo del que nos sentimos comprometidos, está más relacionado con la ilusión, las ganas, el tesón de conseguirlo y ponerlo todo lo que está en nuestras manos para conseguirlo. Mientras que si nuestro foco está en el resultado probablemente generemos sentimientos de angustia si no lo conseguimos, nos bloquearemos y nos diremos: "si no consigo crecer un 15%, quizás me despidan…y ¿cómo voy a afrontar todos los pagos mensuales entonces?". Generaremos conversaciones internas en las que posiblemente nos invada el miedo, la inseguridad y la inflexibilidad.

Sabemos que cuando una persona se encuentra en un cierto estado de ánimo, éste afecta al observador que somos de la realidad, y las acciones que generamos estarán directamente relacionadas con él. No infunde las mismas acciones situarse ante un reto con ilusión que ante un problema con angustia. La orientación al objetivo nos hace sentirnos dueños de todo lo que depende de nosotros para conseguirlo. Orientarnos hacia un resultado nos hace sentirnos responsables tanto de lo que está en nuestra mano como de lo que no depende de nosotros.

En coaching mantenemos la creencia de que somos responsables de situarnos en el lugar desde el que queremos observar la realidad y que éste lugar determinará que seamos más o menos efectivos. Por este motivo, la figura del coach es importante, ya que servirá para orientar a su pupilo en la perspectiva desde la cuál quiere percibir la realidad, identificando el justo valor que quiere darle a las cosas.

Asimismo, es fundamental medir los avances que el coachee está obteniendo a medida que avanza el proceso, es decir, analizar los resultados que van aconteciendo a medida que va progresando.

Hay tres factores que de manera combinada participan en la decisión sobre si queremos proponernos un objetivo o no, y que están estrechamente relacionados con la distinción entre objetivo y resultado:

  1. Influencia: Referido al grado de influencia que tiene la consecución de nuestro objetivo, respecto de la consecución del resultado esperado. De todos los factores que entran en juego para que se produzca un determinado resultado, ¿qué porcentaje de los mismos depende enteramente de nosotros?
  2. Importancia: Se refiere al valor que otorgamos a la consecución del resultado.
  3. Aversión al riesgo: Que tenga mayor o menor predisposición a asumir riesgos (económicos, de empleo de tiempo, de empleo de energía, de generación de emociones, de generación de conflictos…) es otro factor que puede determinar que me proponga o no un determinado objetivo.


Reflexionar sobre estos factores puede ayudar al coachee a disipar cierta confusión que se produce, en ocasiones, cuando confunde entre lo que le gustaría conseguir y lo que cree que puede, o no, conseguir.

 

ObjetivoVSResultado

 

¿Quieres poner en práctica estos conocimientos en tu empresa? Hablemos

equipo maite

 Artículo de Maite Gómez Checa, Directora del Centro de excelencia CORAOPS 

MCC Web

Comentarios (0)

There are no comments posted here yet

Deja tus comentarios

Posting comment as a guest. Sign up or login to your account.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Share Your Location